Solo un segundo
y se decide,
si el hilo
que define
tu vida
se romperá.
O si ese hilo
permanecerá firme, invitando a tejer
de nuevo
otra historia.
Volver a vivir,
y recubrir ese hilo
de fuerza
y de esperanza.
De nuevos bríos
y bonanza.
Los últimos trozos
de un mundo viejo
que al fin caerán.
Dando paso
a lo nuevo,
a lo infinito,
al amor de verdad.
Abrir las alas
y por fin volar,
volver a vivir,
sin morir jamás.

© Esperanza E Vargas